Los microscopistas del s.XVIII habían visto ya células vegetales e incluso alguna célula animal.Sin embargo, la elevación de la célula a la categoría de elemento constitutivo de todo cuerpo viviente no se produjo hasta que se aprovecharon los resultados de la avalancha de observaciones con los nuevos microscopios provistos de lentes acromáticas.La edificación de la teoría celular fue obra de un amplio número de investigadores que trabajaron en varios países europeos, entre los que cabe destacar a los miembros de la escuela alemana de Johannes Müller.

En lo que se refiere a la medicina, el paso siguiente consistió en aplicar la teoría celular a la anatomía microscópica del cuerpo humano.Theodor Schwann contribuyó en esta tarea, pero la figura más destacada fue Jacob Henle.

Una importante limitación de la formulación de Schwann era su concepción de la citogénesis o formación de las células, que comparaba a una especie de cristalización en torno al núcleo.Entre los autores que desmintieron esta hipótesis y aclararon la naturaleza real de la citogénesis, sobresale Rudolf Virchow.Pudo demostrar que "toda célula procede de una célula anterior, como la planta solo puede proceder de otra planta y el animal de otro animal".Además, defendió una concepción celular del organismo, conforme a la cual la célula era también su unidad elemental desde el punto de vista fisiológico y desde el patológico.

Durante la segunda mitad del s.XIX se fue completando el estudio histológico de los tejidos orgánicos de acuerdo con los supuestos de la teoría celular.Solamente la estructura del sistema nervioso parecía desmentirlos.A partir de la década de los años setenta, varios notables investigadores defendieron una concepción reticularista, que comparaba la estructura de la sustancia gris cerebral y de otros territorios nerviosos a un complejo retículo formado por la fusión de las prolongaciones de las células nerviosas.Ello suponía negar la individualidad de estas últimas y plantear una importante rectificación a la teoría celular.La concepción reticularista quedó desmentida gracias al sistema realizado por Santiago Ramón y Cajal.Por ello, puede afirmarse que la teoría celular quedó definitivamente edificada con la publicación de la gran obra de Cajal, "Textura del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados"(1897-1904)